Email Facebook Twitter LinkedIn
×ECR Party
The Conservative
ECR Party
TheConservative.onlineTwitterFacebookInstagramYouTubeEmailECR Party’s multilingual hub for Centre-Right ideas and commentary
SpanishSpanishEnglishBulgarianCroatianCzechItalianPolishRomanianSwedish
The Conservative
Noticias y Comentarios   |    TV   |    Print   |    Columnistas

Tras la pandemia

El empresariado taurino prepara la reactivación en España, Francia y Portugal

Arenes de Nimes

Las empresas del sector, cuyo impacto económico en España, Francia y Portugal supera los 5.000 millones, empiezan a mover ficha para que 2021 sea mejor que 2020, año en que cayó un 90% la actividad taurina. ...

Tras la dura crisis sanitaria y económica sufrida en la temporada 2020, el sector taurino europeo, con actividad en España, Portugal y el sur de Francia, se prepara para relanzar su actividad durante el verano de 2021. Encima de la mesa, la recuperación de un sector vital para el turismo, la hostelería y la restauración de diversas regiones en las que la industria taurina aporta de forma directa, indirecta e inducida más de 5.000 millones de euros a nivel comunitario.

La restricciones sanitarias derivadas de la pandemia del COVID-19 explican el fuerte descenso de la actividad sectorial, que se ha reducido en torno a un 90% por la imposibilidad de celebrar festejos con niveles de aforo suficientes. No sorprende, en este sentido, que casi el 70% de los espectáculos celebrados en 2020 fueran televisados: sin los ingresos extra que aporta la pequeña pantalla, es inviable celebrar buena parte de los espectáculos – salvo en aquellos territorios que permiten llenar al menos el 50% del aforo de las plazas, caso de la región española de Extremadura, donde se celebraron festejos de gran formato en Mérida o Badajoz.

En 2021, el avance de la vacunación o la disponibilidad de mascarillas de mejor calidad se convierten en argumentos centrales para reabrir las plazas. En este sentido, cobra especial relevancia el hecho de que, durante la temporada 2020, en la cual se celebraron en torno a doscientos espectáculos taurinos en Europa, no se produjo ningún rebrote asociado a tales eventos. En este sentido, conviene recordar que Madrid, la región más abierta de Europa en tiempos de coronavirus, ha coordinado ya la reapertura de buena parte de su sector cultural, celebrando durante el presente invierno más de 700 actividades a las cuales han acudido más de 120.000 espectadores sin que se produzcan rebrotes vinculados a estos espectáculos.

La situación del empresariado

Para el sector taurino, uno de los principales retos que supone la pandemia es el de adaptar el modelo de costes de sus espectáculos menores.  No hay que olvidar que el 80% de la caída de festejos taurinos observada durante la década anterior a la pandemia se concentró precisamente en las plazas de menor categoría, lo que pone de manifiesto la importancia de reducir costes para evitar que se siga produciendo esta deriva.

En cambio, en el circuito de élite, la clave está en mejorar los pliegos de licitación de las plazas, que a menudo imponen condiciones draconianas a las empresas gestoras de tales espacios, en marcado contraste con el resto de actividades culturales, a menudo beneficiarias de generosas partidas de apoyo presupuestario de corte público.

No hay que olvidar que el 85% de las corridas celebradas en plazas de primera o segunda categoría en España son organizadas por un grupo de ocho empresas, de modo que los acuerdos en el seno de la patronal sectorial son vitales para relanzar este circuito. Precisamente por eso había mucha expectación en torno a la Asamblea que celebró el pasado 3 de marzo en España la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos.

Durante el encuentro, celebrado por videoconferencia, se acordaron los siguientes puntos de trabajo:

1.    “Análisis de la viabilidad de la realización de espectáculos taurinos, en función de los aforos permitidos. Con la férrea voluntad de organizar espectáculos, por decisión un anime de todos los asistentes y siempre respetando mediante planes de medidas anti COVID, como se ha venido realizando hasta la fecha, solicitamos de forma imprescindible un aforo mínimo del 50 % la capacidad de los recintos para la viabilidad del espectáculo. Por ello, se realizará desde ANOET un plan general de medidas anti COVID para su presentación en las diferentes comunidades autónomas”.

2.    “Aprobación del plan de actuación anual de la temporada 2021. Reforma normativa de la Seguridad Social, reforma del reglamento de Andalucía, convenio colectivo nacional Taurino, finalización del proceso de certificación de la gestión de servicios prestados por la patronal, desarrollo de una página web en la que se incluyan contenidos que reflejan la importancia de la tauromaquia en España desde su perspectiva de industria cultural”.

3.    “Proyectos de nueva implantación, desarrollados mediante la creación de las correspondientes mesas de trabajo. Estudio yanálisis de los nuevos pliegos en plazas de toros, plan de trabajo junto a las comunidades autónomas para la vuelta a los espectáculos, plan de trabajo con ministerio cultura y deporte, acciones para paliar la caída espectáculos y alternativas de financiación”.

4.    “Cambios en la asociación. Incorporación a la Junta Directiva de José Carlos Escribano, Carmelo García, Pedro Chicote y Enrique Luján. Salida de la asociación de José María Garzón y Alberto García”.

Muchas de estas medidas deberían haberse puesto en marcha hace años, antes incluso de la pandemia del covid-19, de modo que la prensa especializada y otros expertos taurinos han recibido con decepción el comunicado que resume lo acordado durante la asamblea de la patronal.

En este sentido debe interpretarse también la decisión de Garzón y García de apartarse de ANOET. Se trata de los dos empresarios jóvenes que más titulares han acaparado en los últimos años gracias a su buen hacer en plazas que atravesaban serias dificultades. Ahora, ambos gestores han reclamado a la patronal que adopte un rol mucho más activo y encabece la defensa de los intereses empresariales del sector ante las Administraciones, petición que no ha surtido el efecto deseado, a tenor de las tibias conclusiones que arrojó la reunión y de la salida de ambos empresarios.

Preguntado por Mundotoro, Garzón declaró que su deseo es “que exista una patronal fuerte, como existe en otro sector. Y creo que eso pasa por otros métodos y fórmulas de trabajo. Desde hace tiempo creo que en ANOET no se está trabajando al compás de los tiempos y no se está respondiendo a las necesidades que tiene el toreo en la actualidad. Es necesaria una reestructuración que no se ha planteado. Ser más activos e ir por delante de los problemas y no por detrás años y años. Esa es la razón de mi salida de ANOET, a la que deseo que tenga los mejores éxitos porque sus logros van a repercutir en beneficio de la fiesta”.

En la misma línea va Alberto García, también en declaraciones a Mundotoro: “como empresario, no estaba de acuerdo con el programa que se presentó en la Asamblea, ni con lo que se planteó como método o directrices de trabajo. Creo que a ANOET le falta celeridad en las respuestas que plantean los graves problemas que tiene el toreo, antes y ahora. Creo que nos ha faltado contundencia en muchas acciones y respuestas frente a las administraciones, que vamos por detrás de los problemas y que la forma de abordarlos es lenta y con escaso resultado’. Los problemas de pandemia son muy específicos, que multiplican los que estaba arrastrando el sector y que no tienen ninguna relación con si el aforo que se permite es el 50% u otro. Son problemas evidentes y de larga duración que nos han llevado a una situación y máxima gravedad y que demandan actuaciones y acuerdos de máxima urgencia que no llegan. Esta es la razón por la que me he ido de ANOET. Y de la misma forma que me he salido por coherencia con lo que pienso, si en ANOET se cambia de forma de trabajo y actúa en la dirección que pienso ha de hacerse, por supuesto que podría volver”.

Los planes de la temporada

La primera empresa que ha comunicado sus planes de cara al año 2021 es la de Juan Bautista, responsable de la plaza de toros de Arles, en Francia. Su objetivo es celebrar dos ferias, una de ellas en junio y la otra en septiembre, con la perspectiva de que las autoridades galas permitan al menos un aforo de 5.000 personas, lo que supone alrededor de la mitad de los asistentes que puede llegar a coger el anfiteatro romano de la bella ciudad francesa que enamoró a Van Gogh. En la misma línea de programación se mueve la ciudad de Nimes, también en Francia, puesto que la meta de su empresario, Simón Casas, es programar una Feria en Pentecostés y otra en la Vendimia de septiembre, también con una concurrencia de 5.000 espectadores como condición de partida.

En España, el pistoletazo de salida del circuito de élite lo ha dado la empresa pajes en Sevilla, planteando un ciclo de corridas que se celebraría entre abril y mayo, con su continuación en el mes de septiembre. Ramón Valencia sostiene que solo organizará el ciclo si las autoridades regionales permiten que se cubra al menos la mitad del aforo de la Real Maestranza. De momento, ya se han anunciado los carteles y se han puesto a la venta los abonos, pero la decisión definitiva sobre la celebración de los espectáculos se tomará apenas una semana antes.

En la misma línea van otros empresarios como Simón Casas, que ha trasladado la programación de la plaza de toros de Valencia al mes de julio, con la posibilidad de programar también algunos festejos en octubre. Otras plazas de primera categoría, como Córdoba, están a punto de anunciar su programación para el mes de mayo. Olivenza, quizá la Feria de más postín del calendario extremeño y una parada obligada para los aficionados del vecino Portugal, también baraja la posibilidad de celebrar corridas de toros durante el quinto mes del año.  

La gran incógnita es la plaza de toros de Madrid, donde la empresa está compuesta por el propio Simón Casas en alianza con Rafael García Garrido, de la agencia de viajes Nautalia. En principio, el objetivo de ambos es reabrir el curso madrileño con fuerza durante el otoño, aunque no se descarta algún evento con anterioridad si las autoridades lo permiten. El problema para dar el paso está en el elevadísimo canon que debe desembolsar la empresa gestora de Las Ventas, que asciende a 3 millones anuales y lleva aparejada la obligación de celebrar en torno a 65 espectáculos. En ausencia de una renegociación o reequilibrio del contrato público, ni Casas ni García Garrido pueden exponerse a lo que sería un auténtico desastre económico y financiero. Por lo tanto, será interesante ver cómo responde la Comunidad de Madrid ante los distintos escenarios propuestos por la empresa.

Mientras tanto, Portugal anuncia un interesante plan para la reapertura de Campo Pequeno y muchas plazas de relevancia anuncian ya sus carteles de la temporada 2021.