Email Facebook Twitter LinkedIn
×ECR Party
The Conservative
ECR Party
TheConservative.onlineTwitterFacebookInstagramYouTubeEmailECR Party’s multilingual hub for Centre-Right ideas and commentary
SpanishSpanishEnglishBulgarianCroatianCzechItalianPolishRomanianSwedish
The Conservative
Noticias y Comentarios   |    TV   |    Print   |    Columnistas

Gato por liebre

El éxito escandinavo no es socialista

Antony McAulay/Shutterstock.com

Todos los socialistas venden la moto con “toda sociedad debe funcionar democráticamente para satisfacer las necesidades públicas, no para que se enriquezcan para unos pocos”. Según esto, sólo podríamos conseguir una sociedad justa con socialistas...

Lo cierto es que la historia nos ha enseñado que no, que el socialismo no crea sociedades más justas. En Venezuela vemos un claro ejemplo de ello; Hugo Chávez fue elegido democráticamente pero se volvió autoritario hasta el punto de elegir a su sucesor, Nicolás Maduro; quien es electo “democráticamente” a base de arrestar a sus opositores y forzar a los empleados públicos a votar a su favor a cambio de conservar su puesto de trabajo. Los representantes pueden comenzar siendo elegidos democráticamente, pero una vez que centralizan el control sobre la economía, se vuelve imposible “des-elegirlos”.

Pero ¿se vuelve siempre autoritario el socialismo? En aquellos lugares en los que se ha impuesto parecen demostrar que sí. Es difícil ejercer la libertad política si no tienes libertades económicas. Cuando los ciudadanos dependen del estado para sobrevivir pierden toda  capacidad o derecho de voz para oponerse a las decisiones del gobierno por miedo a represalias; y si el estado dirige la economía, desde algún departamento del gobierno se tiene que administrar millones de decisiones de producción y precios, lo que nunca funciona. Ningún funcionario es capaz de anticipar las necesidades y deseos de millones de personas en diferentes lugares. Ningún político puede igualar la sabiduría de los millones de autónomos y emprendedores que día a día generan riqueza y trabajo.

Poner como ejemplo de buen funcionamiento del régimen socialista a los países escandinavos es dejar claro que no se ha entendido de qué va la película. Escandinavia tiene grandes programas de bienestar, pero el capitalismo es quien los paga. Suecia, con restaurantes, hoteles y empresas como Volvo, de propiedad privada, es un ejemplo del mal llamado socialismo por los socialistas (valga la redundancia); en este país el libre mercado regula la gran mayoría de la actividad económica.

Como dice Gloria Álvarez, activista libertaria, en el siguiente vídeo, los jóvenes defienden el socialismo porque se imaginan Dinamarca. 

Cuando Suecia intentó suicidarse, perdón, el socialismo, el resultado fue altos impuestos, inflación y declive económico. Este es un ejemplo de  lo fácil es olvidarse de qué es lo que genera riqueza y qué es lo que genera pobreza. Cuando se dieron cuenta de que el socialismo sólo generaba pobreza, decidieron ponerle fin y empezar a recortar impuesto, el gasto público y vender las empresas estatales; y aún así, seguimos teniendo políticos en todas partes del mundo que llaman a los países escandinavos socialistas. 

España sigue por el mismo camino; la mayoría de los políticos siguen diciendo que los países escandinavos son socialistas; que la solución a liderar las listas de paro en la Unión Europea, a la caída del PIB tras la pandemia y a la poca industrialización española está en más gasto público e impuestos “a los ricos”, además de en la creación de más empresas estatales que solucionen la vida de los ciudadanos.

Sin embargo, en España deberíamos aprender más de la realidad de Suecia o de Dinamarca, nuestros vecinos del norte de la Unión Europea; necesitamos acometer grandes reformas para ayudar a crear un mercado dinámico que genere riqueza. Al igual que hicieron ellos, debemos recortar el gasto público, bajar impuestos, flexibilizar el mercado laboral y privatizar los activos estatales.

Relacionado

Selección vasca de fútbol

La ironía del Gobierno con las selecciones oficiales de fútbol

S. Suárez 14.02.2021.

Los hechos importan

Elecciones catalanas: hablemos de economía

Antonio O'Mullony 10.02.2021.

Más de 5.000 millones en juego

El mercado taurino del Sur de Europa, en espera

Fuentes Navarro 26.01.2021.

Cuando el tamaño sí importa

Las pymes en España, punto flaco frente a la crisis

Francisco Coll 19.01.2021.

Selección vasca de fútbol

La ironía del Gobierno con las selecciones oficiales de fútbol

S. Suárez 14.02.2021.

Los hechos importan

Elecciones catalanas: hablemos de economía

Antonio O'Mullony 10.02.2021.

Más de 5.000 millones en juego

El mercado taurino del Sur de Europa, en espera

Fuentes Navarro 26.01.2021.

Cuando el tamaño sí importa

Las pymes en España, punto flaco frente a la crisis

Francisco Coll 19.01.2021.