Email Facebook Twitter LinkedIn
×ECR Party
The Conservative
ECR Party
TheConservative.onlineTwitterFacebookInstagramYouTubeEmailECR Party’s multilingual hub for Centre-Right ideas and commentary
SpanishSpanishEnglishBulgarianCroatianCzechItalianMacedonianPolishRomanianSwedish
The Conservative
Noticias y Comentarios   |    TV   |    Print   |    Columnistas

Medio año va al erario

Más de medio año pagando impuestos

En España, el contribuyente medio se libera fiscalmente el 13 de julio de 2021...

Según el estudio del Día de la Liberación Fiscal que la Fundación Civismo elabora desde el año 2012, en 2021 el contribuyente medio en España habrá dedicado 193 jornadas de rentas (tanto del trabajo como del capital) a pagar impuestos. Esto colocaría el día de la liberación fiscal el 13 de julio de 2021, 17 días más de rentas para el estado que en el año 2020, en el que el día de la liberación fiscal se situó en el 26 de junio.

El estudio se amplía respecto a ediciones previas. Hasta el año anterior, el informe evaluaba el peso de los impuestos exclusivamente sobre los salarios, obteniéndose así un indicador del número de días de trabajo que el asalariado medio dedicaba a cumplir con sus obligaciones fiscales. Este año el estudio se torna mucho más completo al incluir también las rentas de actividades de los autónomos, rentas del capital (dividendos, alquileres, etc.) y el pago de los impuestos de sociedades, impuestos especiales o tributos autonómicos y locales, entre otros. De esta manera, la metodología es mucho más acertada, queda armonizada con otros estudios y permite comparar más fácilmente los resultados con los estudios similares que se hacen en otros países. De este cambio metodológico se deriva que lo correcto ahora sea hablar de jornadas de rentas, y no de días de trabajo, dedicados al pago de impuestos.

Al tratarse de 193 jornadas de rentas destinadas al pago de impuestos, el contribuyente medio español dedica más de la mitad de las jornadas de rentas a cumplir con Hacienda. Estos resultados evidencian una realidad fiscal difícil de aceptar: el contribuyente medio dedica un porcentaje mayor de “jornadas de renta” a pagar impuestos que a financiar libremente el gasto, ahorro, inversión, etc. que él considere.

Este gran salto con respecto a años anteriores del informe se debe, por un lado, al cambio metodológico que, como hemos explicado, incluye tipos de rentas e impuestos que antes no se incluían en el análisis. Pero también se debe a la aprobación de nuevos tributos en 2021 tales como el Impuesto de Transacciones Financieras, el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, tasas sobre los plásticos, sobre el reparto a domicilio y similares. La introducción de estos impuestos, junto con la menor renta de los españoles este año como consecuencia de la pandemia, impone un elevadísimo coste sobre las familias españolas y reduce su renta disponible notoriamente. En concreto, en el último año la presión fiscal sobre las familias españolas ha aumentado en casi 4 puntos porcentuales mientras que sus rentas han experimentado una caída superior al 7%. Este resultado se enmarca dentro de la creciente presión fiscal que venimos experimentando desde hace varios años, tal como evidencia el informe.

La mayor parte de la presión fiscal que soportan las familias españolas se concentra en las contribuciones sociales y los impuestos sobre la renta. En este sentido, numerosos informes muestran que la cuña fiscal en España está por encima de la media de la OCDE y de la mayoría de los países de nuestro entorno. La fiscalidad indirecta tiene claramente un impacto menor sobre las familias que en el resto de países de nuestro entorno. Esta tendencia deberá revertirse conforme los sistemas tributarios avanzan hacia una fiscalidad con cada vez más peso de los impuestos indirectos y cada vez menos de los indirectos, algo que desde la academia está demostrado es mucho más eficiente, menos distorsionador y dañino para el crecimiento económico.

El gasto público español necesita una auditoría a fondo, una profunda revisión de las partidas de gasto que necesariamente conlleve la reducción de muchas de ellas y la eliminación de todas las que no sean estrictamente necesarias. Esto es necesario para poder rebajar la presión fiscal sobre las familias, particularmente en un contexto de dificultad como es el actual. Subir los impuestos existentes y crear otros nuevos para financiar el creciente gasto público terminará ahogando a las familias, tal como muestra este informe.

 

Relacionado

¿La nueva política?

España y la isla de las tentaciones populistas

Yamila Feccia 07.07.2021.

La fiscalidad de lo absurdo

Impuestos a lo que nos gusta para pagar lo que no nos gusta

Alberto Gómez & Paola Serracchiani 06.07.2021.

En plena pandemia

España, único socio europeo que sube impuestos tras la pandemia

Fuentes Navarro 12.06.2021.

¿La nueva política?

España y la isla de las tentaciones populistas

Yamila Feccia 07.07.2021.

La fiscalidad de lo absurdo

Impuestos a lo que nos gusta para pagar lo que no nos gusta

Alberto Gómez & Paola Serracchiani 06.07.2021.

En plena pandemia

España, único socio europeo que sube impuestos tras la pandemia

Fuentes Navarro 12.06.2021.